diciembre 19, 2023

Curso sobre gestión de datos de Biodiversidad BIODATA-IEB en la UdeC Formación científica para el avance de la gestión de datos ambientales

En la semana del 13 al 17 de noviembre, la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas de la Universidad de Concepción fue sede del curso intensivo BIODATA del IEB, un evento dirigido a profesionales del área de ecología y biodiversidad. Este curso, que combinó clases teóricas con sesiones prácticas, ofreció una capacitación exhaustiva en diversos lenguajes y softwares utilizados en la gestión de datos de biodiversidad.

El Dr. Marius Bottin, investigador independiente radicado en Colombia, lideró la instrucción, abordando temas cruciales como bases de programación en R, gestión de bases de datos con SQL, estructuras de proyectos de biodiversidad, taxonomía, datos espaciales y modelos de datos de biodiversidad. “Ha sido muy interesante, pues tenemos participantes y estudiantes de diversos contextos y su retroalimentación ha sido buenísima. Los sistemas de bases de datos y el desarrollo de la programación en Chile para estandarizar los datos es un trabajo que va marchando, en Colombia todavía falta mucho por hacer, pero veo que es posible trabajar de forma colaborativa y de esa forma tener un panorama más amplio de análisis”, destacó.

Por otro lado, la participación de Julián Cabezas, encargado de base de datos en la Superintendencia del Ministerio de Medio Ambiente, enriqueció la experiencia del curso. “Presentamos a este grupo variopinto de consultores, estudiante sy profesionales del servicio público el método con el cual la Superintendencia captura y procesa datos de biodiversidad que vienen de titulares regulares como son las industrias y que nos deben reportar a nosotros como autoridad ambiental. Es por eso que estas instancias son importantes pues les enseñamos a consultores sobre las herramientas que diseñamos para mejorar la calidad de datos, su uso, y cómo tratarlos, con el fin de que el día de mañana realicen estos análisis por su cuenta y que conformen una base de datos más grande que estamos recopilando”, señaló el profesional. Julián Cabezas afirma que como desafío tienen mejorar la calidad de datos en términos de coordenadas geográficas, taxonomía que es un punto que el IEB puede aportar, y el envío de datos de calidad aceptable.

Por otro lado, los investigadores Ricardo Segovia y Pablo Guerrero del INP1 Biodata del Instituto de Ecología y Biodiversidad desempeñaron un papel fundamental en la organización del curso, fortaleciendo la transferencia tecnológica y de conocimiento. En este sentido, Ricardo Segovia, destacó la importancia de vincularse con bases de datos para contribuir al sistema de evaluación ambiental. Enfatizó la necesidad de habilidades computacionales avanzadas para acceder y gestionar grandes conjuntos de datos, subrayando la relevancia de este conocimiento en el ámbito de la consultoría ambiental. “El objetivo es poder aportar al sistema de evaluación ambiental, Biodata trabaja con bases de datos de biodiversidad y hoy en Chile se está avanzando en la construcción de estas grandes bases de datos. En ese intento de aportar, hemos convocado este curso para manejar las capacidades de vinculación de personas con bases de datos. Hay mucha gente trabajando en biodiversidad e  interactuando con bases de datos y se generan muchas dudas, la gente quiere aprender a vincularse de mejor manera con estas herramientas tecnológicas, de hecho postularon 200 personas”, señaló Ricardo.

Para ello, desde BIODATA – IEB es importante avanzar en la comprensión de la conservación de la biodiversidad y en buenas redes de colaboradores dentro y fuera de la academia. 

 

Participantes del curso

Gustavo Torres, biólogo y consultor ambiental, expresó su interés en contribuir a la construcción de una sólida base de datos de biodiversidad en Chile. En este sentido, destacó la importancia de compartir datos para proyectos de conservación y el potencial de los consultores en este proceso. “En esta carrera de más de 10 años recolectando información, siempre tuve la inquietud sobre qué hacer con todo ello y dónde poder centralizarlo. Con esta necesidad de sistematizar los datos, integrando el estándar Darwin Core (DwC) para recopilar datos de biodiversidad provenientes de fuentes diferentes y variables, por fin Chile va a poder contar con una buena base de datos disponible para toda la comunidad. Centralizar la información entre privados, entidades públicas y academia servirá para mucho. Nuestro país tiene la oportunidad y es momento de transformarse en ser pionero en la disponibilidad de bases de datos biológicos”, destacó.

Por otro lado, Soledad Kremer, con 6 años de experiencia en limnología -estudio de cuerpos acuáticos continentales- y consultoría ambiental, compartió su transición a la gestión de datos y la utilidad del curso para mejorar la calidad y manejo de la información. “Trabajo continuamente con bases de datos, y es interesante pues me han ido guiando a través del curso cómo gestionar estas bases para la Superintendencia y evitar errores que uno comete. Lo bueno es que tenemos canal directo de consulta al conocernos, el vínculo directo es mucho mejor para trabajar. Este curso ha sido muy útil para aprender, crear redes y conocernos, es crecimiento en todo orden de cosas”, destacó

Victoria Arévalo, ingeniera forestal del Ministerio de Medio Ambiente, explicó su participación en el curso para fortalecer la gestión de datos de biodiversidad en proyectos de desarrollo sostenible. “En la actualidad trabajo con bases de datos de biodiversidad que provienen de distintas fuentes de información, tanto de colecciones biológicas, como datos primarios tomados en terreno, y que luego son publicados en el portal internacional de Gbif, así es que este curso me permitirá conocer nuevas herramientas de gestión de datos más robustas para implementarlas, saber cómo se relacionan distintas bbdd, hacer trabajos de modelación, política pública, etc.”, destacó. Así mismo, señaló que unificar los datos permite un mejor entendimiento para la toma de decisiones más acertadas, “es importante que exista confianza al compartir los datos y registros nuevos publicadores tanto públicos como privados, universidades, centros de investigación, laboratorios, etc”. 

Por último, Catalina Merino, administradora de colecciones en el Museo Nacional de Historia Natural, quien se encarga de la administración de colecciones del área de zoología de invertebrados, resaltó la importancia de la capacitación en bases de datos de biodiversidad y la formación de redes colaborativas. “Me interesó que el curso tuviese como objetivo generar esta red, en mi caso estamos desarrollando bbdd más robustas con otro tipo de datos como por ejemplo fotografías de ejemplares colectados con etiquetas relacionales que conversen unas con otras, es por eso mi deseo de capacitarme y actualizarme en programación, queremos estar a la vanguardia de todo esto. El curso ha sido intenso pero bien amplio, además que ha sido genial conocer a gente que trabaja con datos desde otros ámbitos, vincularnos con el IEB y BIODATA,  y trabajar en conjunto”.

El curso BIODATA ha sido un espacio fundamental para la formación y colaboración entre profesionales de diversos campos, contribuyendo al fortalecimiento de la gestión de datos de biodiversidad en Chile. Este impulso hacia la colaboración y la integración de herramientas tecnológicas marca un hito significativo para el país en el contexto de la conservación y el manejo sostenible de la biodiversidad. 

 

#BIODATA #Biodiversidad #GestiónDeDatos #Ecología #GBIF #MedioAmbiente #DarwinCore #CienciasNaturales