November 28, 2023

Ruta Nativa 2023: personas mayores realizan un recorrido por la memoria y emociones junto a nuestra fauna nativa

-Este programa de educación ambiental y bienestar integral dirigido a personas de la Fundación de las Familias de Recoleta, fue desarrollado por el Instituto de Ecología y Biodiversidad, el Zoológico Nacional y Bosque Santiago, de Parquemet.

Cinco flamencos, un cóndor y una rana chilena, elaborados con pequeñas piezas de mosaico, quedaron inmortalizados en un mural que hoy recorre uno de los sectores del Zoológico Nacional del Parque Metropolitano. Esta obra artística, instalada frente al hogar de Hamilton, la jirafa, fue oficialmente inaugurada el lunes 20 de noviembre, junto a sus creadoras y creadores -pertenecientes a la Fundación de Las Familias, sede Recoleta-, quienes no ocultaron su emoción y alegría al contemplar el trabajo que durante varias semanas estuvieron desarrollando de manera colectiva, en el marco del programa de educación ambiental Ruta Nativa 2023.

Los talleres, organizados por el Instituto de Ecología y Biodiversidad, IEB, junto al Zoológico Nacional y Bosque Santiago, se realizaron por segundo año consecutivo con el objetivo de promover la conservación de nuestra fauna y biodiversidad, y contribuir al bienestar integral de las personas mayores.

Cierre de la ruta

El cierre de Ruta Nativa contó con la participación de representantes de las instituciones organizadoras, asistentes del taller, familiares y la artista visual Isabel González, quien guió la elaboración de los mosaicos. La directora de comunicaciones del IEB, Nélida Pohl -gestora del programa, junto a Esteban Venegas, educador ambiental del Zoológico-, fue la maestra de ceremonias de la jornada, que también contó con la presencia de Fernando Valenzuela, gerente del Instituto de Ecología y Biodiversidad.

Nélida Pohl durante ceremonia de cierre

“Gracias a este programa pudimos mostrar especies y ecosistemas amenazados a las personas mayores, que son un público muchas veces relegado, pero que tiene mucho que aportar, de quienes tenemos mucho que aprender. Este año la Ruta Nativa fue de norte a sur, y en ella recorrimos los salares y el altiplano, con los flamencos, conocimos al cóndor y las amenazas que se ciernen sobre chile central, y finalmente a los anfibios de los bosques del sur de Chile”, explicó Nélida Pohl durante la ceremonia de cierre.

Fernando Valenzuela en la jornada final

Por su parte, Fernando Valenzuela felicitó a quienes fueron protagonistas de esta iniciativa e indicó que desde el IEB existe un desafío grande, que es poder llevar la investigación científica y el conocimiento a las personas, ayudándoles a vivir de mejor manera. “El bienestar humano no es sólo material. Es espiritual, tiene que ver con las relaciones entre las personas, de diferentes edades y culturas y por eso mismo, es que este proyecto es tan importante y un ejemplo que debe fortalecerse”, indicó.

Aprendizajes de la ruta

En este segundo viaje por la ruta nativa, realizado durante diez sesiones semanales en el Zoológico Nacional y en Bosque Santiago, se exploraron nuevos aprendizajes sobre la biodiversidad y la urgencia de su conservación, junto a las aves y anfibios nativos que también sirvieron para catalizar el diálogo con diferentes dimensiones del bienestar.

Trabajando con el cóndor

Las y los asistentes escribieron cartas a los animales, evocando y compartiendo sus propios recuerdos, experiencias y emociones. También, volaron como flamencos o pudieron conocer al cóndor y empatizar con esta ave y su importancia para las cosmovisiones andinas y su rol crucial como carroñera.

“También caminamos por el bosque valdiviano y conocimos a la rana chilena, un ser que a través de su metamorfosis nos habla de los cambios que hemos ido teniendo a lo largo de nuestra vida. Sin duda, no somos los mismos que en nuestra niñez o adolescencia, pero la escencia se mantiene intacta. Cuidemos siempre nuestra sensibilidad y la capacidad de asombrarnos”, mencionó Esteban Venegas durante el emotivo cierre de la Ruta Nativa.

Esteban Venegas de Zoológico Nacional

 

Jornada en Bosque Santiago

El educador ambiental destacó además la importancia de incluir al arte en el bienestar integral, y ayudar a la formación de redes y lazos, una dimensión fundamental para las personas mayores que fue explorada en esta nueva Ruta Nativa.

 

Experiencia artística y bienestar

Al respecto, Isabel González, artista de Musa Mosaicos, señaló que trabajar con adultos mayores fue una experiencia muy potente desde el primer momento. “Ellas y ellos están en una etapa de vida superior y siempre me emociona mucho compartir con ellas y ellos. Son personas sabias que hay que escuchar, con muchas cicatrices en el cuerpo y que aún así deciden aprender algo nuevo, conocer a otros, reír, y disfrutar la vida, que finalmente es el momento que estás teniendo a cada a segundo nomás”.

Elaboración de mosaicos

La artista y monitora, indicó que este grupo en particular destacó por su calidez, cariño y alegría, demostrando además un especial talento con el uso de la tenaza en el mosaico. “Lograron terminar cinco figuras que no son sencillas en muy poco tiempo. ¡Realmente son buenos mosaiquistas!”, añadió.

Equipo de Ruta Nativa

¿En este contexto, qué tan relevante puede ser la experiencia artística en la entrega de bienestar? Isabel está convencida que ésta es vital en todo momento de la vida.  “En este modelo de sociedad nos preparan para ser ojalá exitosos, para ser los más inteligentes, los más competitivos y mucho se mide desde lo material y no desde lo espiritual. Pienso que estamos viviendo una gran crisis al respecto, donde nuestras emociones en este modelo están en una categoría inferior. Hay muchos estragos con la salud mental, personas muy inteligentes y exitosas, pero que no saben lidiar con sus emociones. La experiencia artística, sea cual sea, permite una conexión primitiva desde tu mundo interior como puente hacia lo exterior. Es un cauce que todos tenemos en nuestro interior pero seco. Cuando niños nuestro primer medio de expresión con el mundo fue pintar, cantar, bailar. Y estoy más que convencida de que ese cauce puede volver a tener agua en cualquier etapa de tu vida porque es algo que está dentro de ti”.

La artista añade que la experiencia artística es una herramienta “donde puedes ser y crear el mundo que quieras y que te brinda una inagotable fuente de energía. Somos seres humanos finalmente, seres emocionales y profundos tratados en casi toda nuestra vida como maquinas funcionales. Por esto me encanta poder trasmitirles a los participantes de los talleres que sí se puede hacer un mural bacán. ¡Que ellos pueden! Que dejen de lado las autolimitaciones y se atrevan a dejarse llevar”, finaliza.

Además de las actividades educativas, artísticas y de bienestar, las y los participantes trabajaron en una bitácora personal, donde plasmaron aprendizajes y emociones. Esta herramienta educativa será evaluada para determinar el impacto del programa Ruta Nativa 2023.

Este programa de educación ambiental continuará por tercer año consecutivo en 2024, incluyendo nuevas actividades y habitantes de nuestra fauna nativa.