January 29, 2024

Laboratorio de Invasiones Biológicas cumplió 15 años de experiencia investigando y sensibilizando a la comunidad

Integrantes del LIB junto al equipo de grabación de la serie documental Invasores en la RN Malalcahuello

El equipo de trabajo conmemoró su decimoquinto aniversario durante el 2023, instancia que los invita a reflexionar sobre la trayectoria en torno a la investigación de las especies exóticas invasoras en Chile. Su fundador, Dr. Aníbal Pauchard, y su actual director Dr. Rafael García, nos cuentan cómo ha sido la evolución del laboratorio desde el ámbito científico, la formación de estudiantes de pre y postgrado, y la vinculación con la sociedad para concientizar sobre esta problemática socioecológica. Todo esto en el contexto de la grabación de la serie documental “Invasores” del Canal UChile TV para retratar la problemática de la especie Pinus contorta en la Reserva Nacional Malalcahuello, lugar que ha sido testigo de los inicios como laboratorio y el exitoso camino científico-formativo estudiando patrones e impactos invasores.

El Laboratorio de Invasiones Biológicas, actualmente corresponde a un programa integrativo del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), y se encuentra alojado en la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Concepción, el cual tiene como objetivo anticiparse a las necesidades y problemáticas asociadas a las especies invasoras, estudiando su ecología, sus patrones e impactos en Chile. En este camino de aprendizajes, sus fundadores promueven seguir desarrollando ciencia de frontera, marcar tendencia en investigación científica, y a su vez, mantener las antenas dispuestas a observar qué sucede en Chile y el mundo para dar seguimiento a estas problemáticas socioecológicas y vincularse con la sociedad para su mayor concientización, como es el caso de las especies en movimiento por el cambio climático.

El LIB en el LIB, año 2010

“Hay que seguir adaptándose, hay muchos desafíos por delante, hasta el momento quedo contento al ver cuánta gente joven ha pasado por nuestro laboratorio y que ahora se encuentra en espacios e instituciones de políticas públicas sobre estos temas particulares, eso demuestra lo significativo que es enseñar, ese es nuestro legado, hemos cumplido la tarea”, afirmó el Dr. Pauchard. Luego de especializarse como doctor en ecología en Estados Unidos, Aníbal se dedicó por completo a las especies exóticas invasoras -EEI- en Chile y junto con estudiantes de pre y postgrado, y algunos profesionales jóvenes, fundaron el Laboratorio de Invasiones Biológicas (LIB) el año 2008, asociación que se dio gracias al financiamiento del Centro Basal del Instituto de Ecología y Biodiversidad y el apoya de la Universidad de Concepción, y que hoy ha permitido ser reconocido a nivel latinoamericano y global con sitios de estudio en Chile desde las regiones Antofagasta hasta Punta Arenas.

Parte del equipo del LIB, año 2018

Pero ¿qué son las especies exóticas invasoras?

Son especies que no son nativas del territorio, que provienen de otros países o continentes y que llegaron por acción humana, ya sea por procesos de migración, movimiento natural o intencional, “como es el caso de los pinos que se trajeron a Chile para producción maderera y mitigar procesos degradación de suelos, o accidentales como el caso de escarabajos escolítidos que vienen en pallets de maderas no tratadas en buques comerciales internacionales”, señaló el Dr. Rafael García. 

“Movemos especies a las que les era imposible cruzar por el océano o la cordillera, hemos facilitado su movimiento, y ahora son capaces de sobrevivir, reproducirse y crecer de manera autónoma en estos nuevos territorios. Hablamos de especies exóticas invasoras, cuando empiezan a reproducirse en gran abundancia y generan un impacto negativo en la biodiversidad local y/o la calidad de vida de las personas. Desgraciadamente, en la mayoría de los casos, recién en este punto se encienden las señales de alerta, de forma tardía.” destacó el investigador. Es por ello que resulta importante conocer las especies, sus impactos y evaluar potencialidades de manejo asociados para contener su avance o mitigar impacto con la mayor antelación posible.

De hecho, el costo asociado para su manejo también aumenta, por cada década que pasa se multiplica por 4 el costo que gastan gobiernos y estados para controlar o minimizar impactos que generan las EEI.

Parte del equipo del LIB, año 2018

Orígenes de estudio: Pino Contorta, un invasor ante la falta de manejo 

Desde sus inicios como laboratorio, la Reserva Nacional Malalcahuello en la Región de la Araucanía, ha sido testigo de científicas y científicos que estudian cómo son los patrones e impactos de la especie invasora Pino contorta que crece junto a los  bosques de Araucaria araucana, nativas del territorio. 

Para entender su origen, en los años ´70 los estamentos estatales establecieron parcelas experimentales para evaluar las potencialidades de esta especie para la producción de madera y control de erosión de  suelo. Sin embargo, por falta de de manejo posterior terminó en una alta reproducción fuera de las parcelas originales, “es un problema que cada vez es más difícil de solucionar”, comentó Rafael García.

Parte de los integrantes del LIB durante la XXV reunión anual de la SOCECOL en la ciudad de Valdivia el año 2018.

Esta especie proveniente de Norteamérica es muy resistente, evolucionó para resistir en gran manera el frío e incendios, y también posee las condiciones para vivir en suelos muy pobres. “Hoy es más difícil ver a la araucaria en la reserva, el pino se ha tomado esta zona. Dentro de las coníferas, es el más invasor, pues tiene la capacidad de reproducirse a pesar de la nieve y las condiciones de sequedad en verano. Además crece muy rápido -a diferencia de la araucaria- y compite por el agua, de esa forma ganan en el juego de la sucesión vegetal”, destacó el Dr. Pauchard.

En los años ´90, antes de la creación del LIB, investigadores del laboratorio realizaban las primeras advertencias, en el año 2000 se realizaron los primeros estudios de tesistas advirtiendo de su crecimiento, sin embargo han pasado 30 años y siguen en esta condición de alta invasión producto de la falta de manejo. 

Invasión de Pino contorta en Reserva Nacional Malalcahuello

“Por nuestra parte estudiamos los impactos de esta especie en el ecosistema, opciones de manejo para mitigar sus impactos y si ese manejo genera algún impacto no deseado en el bosque nativo. La solución podría sonar simple, cortar pinos, sin embargo éste es un ecosistema frágil y particular, las araucarias son monumentos naturales protegidas por ley, lo que agrega dificultad administrativa para intervenir los ecosistemas”, destacó García. Hasta el momento, se han realizado investigaciones sobre distribución, cuantificación de impactos y planificación de opciones de manejo, el cual en un comienzo estaba orientado solamente al componente ecológico, pero actualmente ha derivado en impactos socioecológicos, como es el caso del turismo y la afectación a familias de la zona. 

Muestreos para cuantificar los impactos de Pino contorta sobre las comunidades de plantas nativas y las condiciones microambientales.

El proceso de invasión es dinámico y sigue avanzando hacia el volcán Lonquimay. El problema es que a temprana edad, a partir de los 5 años, los pinos poseen conos con gran cantidad de semillas viables, las cuales son pequeñas y aladas, es decir, el viento las transporta a gran distancia.

Con el apoyo de CONAF, el laboratorio ha trabajado sobre la mitigación de impactos, evaluando el efecto del desecho del pino al cortarlo y el impacto de liberación de luz en vegetación nativa. Es importante entender que los operarios deben tener especial cuidado al cortar pinos y voltearlos para no dañar la vegetación nativa. Es por eso que algunos pinos son anillados y descortezados, generando la muerte en pie del individuo.

Araucaria araucana

Ambos científicos señalan que aunque es grato ver el avance en investigación es necesario un compromiso mayor a nivel estatal, “es importante que CONAF y el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas -SBAP- entiendan que es un problema urgente. De momento, la visibilización de este problema ha sido gracias al trabajo de  estudiantes de pregrado y postgrado, nacionales e internacionales. Hemos alojado cursos internacionales, con investigadores renombrados, y una reunión de la  red MIREN -The Mountain Invasion Research Network-, acá en la reserva y sus alrededores ”, señaló García.

 

Serie documental para concientizar sobre contexto socioecológico

Grabación de “Invasores” en Malalcahuello

Con el objetivo de visibilizar la problemática socioecológica, el laboratorio colabora con el Canal de la Universidad de Chile “UchileTV” en la producción y grabación de una serie documental para televisión  “Invasores” el cual se espera sea emitido durante el  2024. Este programa, el cual recibe financiamiento del Fondo Ciencia Pública del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, incorpora seis especies invasoras en Chile e involucra diferentes contextos territoriales desde el norte y sur del país para conocer cómo son afectadas las personas y la biodiversidad de los territorios invadidos. 

A mediados de diciembre tuvieron la oportunidad de conocer la realidad del territorio pewenche, como el caso de la Sra. Nancy Meliñir quien se desempeña en el turismo de pertinencia cultural mapuche centrada en la alimentación vinculada con la biodiversidad de la zona. También conocieron a Patricio Avello quien es artesano del picoyo, resina que se extrae de la araucaria que ya está caída, ambos se encuentran relacionados con una práctica ancestral del territorio en torno a la recolección y a importancia de mantener los procesos naturales para proteger a la araucaria. 

Por otro lado, el equipo de producción entrevistó a personal de CONAF como administradores de la reserva para dar su visión con respecto al uso histórico del lugar y la industria maderera en la zona, el traspaso de una visión productiva a la de conservación y servicios turísticos en invierno a las faldas del volcán Lonquimay. Además, entrevistaron a José “Pepe” Córdova, pionero en la formación en actividades de alta montaña y sky, con respecto a su visión sobre lo importante de disfrutar el paisaje sin la invasión de especies.

“Es importante generar discusión, poner el problema sobre la mesa y analizar cómo los distintos actores lo viven y tratan de solucionarlo, ojalá remueva conciencias. Siento que de todas las amenazas asociadas al cambio global, las especies exóticas invasoras son las que menos han permeado en la comunidad, de hecho algunas especies son valoradas de manera positiva. Recoger testimonios ayuda a generar conciencia más allá de una visión técnica”, destacó Rafael García.

Por último, Aníbal Pauchard destaca la experiencia enriquecedora de trabajo interdisciplinario con documentalistas audiovisuales para comunicar la problemática socioecológica, “su trabajo es tan meticuloso y preciso como el de nosotros, pero lo hacen con otros parámetros y variables. Me fue muy útil esta experiencia para entender que un documental audiovisual tiene relación con todo el contexto territorial, esto va de la mano con lo que hemos trabajado en IPBES, es una aproximación más transversal e integral del tema”, destacó.

 

Proyección del laboratorio

Luego de alertar sobre estos problemas, queda el desafío de fortalecer el aprendizaje sobre ecología y socioecología. “Mi aprendizaje es que estando entre varias disciplinas es mucho más fácil conversar y entender. El equipo del laboratorio también ha cambiado su percepción sobre la importancia de estos problemas para la sociedad de manera más amplia a través de testimonios y entrevistas realizadas con el programa documental, llegar a este nivel de involucramiento y empaparse de ello, es un gran aprendizaje para el laboratorio”, destacó Pauchard.

Ambos científicos subrayan la importancia de orientarse hacia la sociedad y anticiparse a sus necesidades, así como de velar por el avance en la ciencia de vanguardia. Esto implica estar atentos a los cambios en liderazgos y de personal, así como mantener un constante contacto con las comunidades locales en Chile. “Los laboratorios deben ser dinámicos y adaptables, priorizando la flexibilidad y la escucha activa en lugar de adoptar posturas dogmáticas”, destacó Pauchard. La clave radica en una apertura constante hacia entidades gubernamentales para abordar desafíos nacionales, tal como se ha realizado hasta el momento con las carteras de agricultura, medio ambiente, ciencia, SAG, CONAF, entre otros. Además, resaltan la continua promoción de la colaboración internacional como un pilar fundamental en su enfoque.