April 30, 2024

Entrevista: Desafíos globales para la ciencia en invasiones biológicas

Recientemente, el Laboratorio de Invasiones Biológicas de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Concepción (LIB), en colaboración con el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), organizó el seminario internacional “Global Plant Invasions: A (long) story of new insights and future research”.

El evento, que contó con la participación destacada del investigador alemán Marten Winter de sDiv, una institución científica afiliada al centro alemán de investigación integrativa de biodiversidad (iDiv) Halle-Jena-Leipzig, reunió a 27 investigadores y estudiantes en las instalaciones de la Universidad de Concepción. Durante la reunión, se llevó a cabo un análisis exhaustivo de bases de datos globales, permitiendo la homogeneización de la información sobre especies invasoras de plantas y proporcionando nuevas perspectivas para futuras investigaciones. Es importante señalar que este centro de investigación, fue uno de las instituciones modelo referencia para la postulación del Centro Basal IEB.

Con el objetivo de profundizar en estos temas y abordar los desafíos científicos emergentes, conversamos con Marten Winter, quien compartió sus reflexiones después de su participación en el taller “Ecology for a Social Revolution”, organizado por ANdinA en el Parque Nacional Conguillío durante el verano de 2024.

1.- ¿Luego de tu paso por Chile, cuál crees que es el papel de los investigadores en ciencia y ecología para promover una revolución social, más allá de escribir artículos científicos?

Tal vez yo lo llamaría un cambio positivo en lugar de una revolución social. Depende de quién quieras ser o puedas permitirte ser y hasta qué punto quieres formar parte de una “revolución”. Muchos investigadores podemos hacer algo más que escribir artículos. Los artículos rara vez influyen directamente en los cambios, sin embargo podemos hablar con los responsables de la toma de decisiones para que nos escuchen y quizás utilicen estos conocimientos en su trabajo. Esto requiere preparación y habilidades, pero muchos de mis colegas las tienen y me ayudan a estar en el lugar adecuado para hablar, por ejemplo, con los políticos. Además, una revolución social también puede apoyarse en la comunicación con personas potencialmente útiles, como alumnos de colegios, estudiantes o el público en general. Dar a la gente los datos correctos y utilizar su lenguaje para explicar ciertas cosas, como por ejemplo que la biodiversidad y la crisis climática están estrechamente relacionadas, también podría conducir indirectamente a cambios positivos. Mucha gente está dispuesta a cambiar de hábitos, tal vez necesiten orientación, etc. No todos los investigadores promueven un cambio positivo, pero muchos pueden hacerlo. Se necesita la información adecuada sobre cómo hacerlo de forma correcta.

 

2.- ¿Por qué es crítico investigar la macroecología de la invasión vegetal considerando diversas escalas espaciales y patrones?

Las invasiones de plantas suponen un peligro para muchos ecosistemas y provocan la extinción de especies. En última instancia, la gestión de esas especies dañinas cuesta miles de millones de euros cada año en todo el planeta. El uso de enfoques de investigación a gran escala ayuda a comprender también los procesos y patrones a gran escala. Podemos comparar diferentes regiones durante largos periodos de tiempo, muchas especies, etc. y podríamos ver patrones más amplios, que no se ven si sólo se utilizan datos a pequeña escala. Necesitamos ambas cosas, pequeñas extensiones (por ejemplo, parcelas de vegetación) y grandes extensiones (por ejemplo, continentes). Sin embargo, la macroecología sigue siendo una especie de ciencia básica. Ayuda a comprender, pero no necesariamente a gestionar las especies sobre el terreno. Por eso necesitamos también investigar a escalas espaciales más pequeñas, más cercanas a la gestión y a los procesos mecanicistas.

 

4.- ¿Qué implica integrar múltiples bases de datos globales y estandarizar la información sobre invasiones vegetales?

Muchos conocimientos, colegas de muchos lugares y tiempo. La investigación global sobre invasiones de plantas es un trabajo de colaboración. Se necesita mucha experiencia en ecología vegetal, conocimientos y datos sobre la distribución histórica y reciente y, por supuesto, también conocimientos sobre, por ejemplo, la nomenclatura específica de las especies vegetales. Nos ha llevado 15 años (a mis colegas y a mí mismo, que dirigimos el proyecto GloNAF – glonaf.org) tener una visión relativamente buena de los patrones de invasión global de plantas. Y sólo nos encontramos al principio. Ahora estamos trabajando en el perfeccionamiento de los datos de distribución, para poder informar mejor a la administración y comprender mejor los procesos de invasión. Sin muchos colegas veteranos y experimentados, y el ensamble con investigadores jóvenes con increíble talento, no habríamos podido realizar todos estos interesantes estudios.

 

5.- ¿Cuál es su percepción del trabajo del IEB y su impacto en la investigación y conexión con la sociedad?

Creo que todavía no he visto lo suficiente, hay mucho más. Pero lo que he visto es que el IEB es un excelente centro de investigación con grandes colegas, bien conocidos más allá de Chile. He oído hablar de varios proyectos y actividades para conectar con la sociedad y los problemas sociales, éste es el camino a seguir. Por mi experiencia trabajando en un centro de investigación similar, el éxito depende de su liderazgo y del entusiasmo de todos los investigadores implicados. El liderazgo del IEB es asombroso y estoy seguro de que los investigadores implicados (sólo he conocido a unos pocos) también son entusiastas y están dispuestos a participar, lo cual es un requisito previo importante para tener éxito, especialmente a largo plazo.

 

6.- ¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta en el sur global, especialmente en relación con las barreras lingüísticas y las oportunidades?

Estas regiones poseen grandes investigadores e ideas, sin embargo, el panorama de la financiación es más reducido y existe menos dinero en juego, además, las barreras lingüísticas están presentes, los estudiantes de regiones infrarrepresentadas pueden estar menos expuestos a la investigación escrita en inglés mientras estudian, que los estudiantes de lugares más ricos, como Europa. Esto supone una desventaja, por ejemplo, a la hora de competir por puestos de trabajo o becas entre investigadores con diferente formación investigadora y geográfica. Lo que también he experimentado a lo largo de los años es que siempre y en todas partes se encuentran grandes ideas de investigación, pero articularlas en un formato conciso, utilizando un determinado estilo lingüístico, de modo que, por ejemplo, los grupos de revisión multidisciplinares puedan juzgarlas adecuadamente, parece estar menos desarrollado en las regiones infrarrepresentadas.